Academia y docencia, Economía política, Referencia

MMT Blog 7: ¿Qué respalda a la moneda y por qué alguien la aceptaría?

Esta entrada forma parte de una Introducción a la MMT, cuyo índice se encuentra aquí.

Por L. Randall Wray, traducido y adaptado por Daniel Carrera, de su original en New Economic Perspectives

La semana pasada, introdujimos el concepto de moneda soberana. Cuando empecé a dar clases por primera vez, la mayoría de estudiantes pensaban que el dólar estadounidense estaba respaldado en oro – que era valioso porque Fort Knox estaba lleno de oro y que, si conducían hasta allá con una reserva de efectivo, ellos podrían cargar su auto con oro. (Se impactaron al enterarse de que ya no existía respaldo en oro desde que eran bebés). Hoy en día, muy pocos estudiantes mantienen dichas creencias- todos han entendido que nuestra moneda es “fiduciaria”- no tiene nada que la respalde. Bueno, quizás “algo” la respalda- pero no necesariamente queremos ver lo que está detrás de la “cortina” de Alan Greenspan.

Así, esta semana echaremos un vistazo detrás de la moneda. ¿Hay algo ahí distinto a las joyas familiares de los presidentes de la Reserva Federal?

¿Qué respalda a la moneda doméstica? Actualmente existe, e históricamente ha existido, algo de confusión alrededor de la moneda soberana. Por ejemplo, muchos economistas y hacedores de política han tenido problemas entendiendo porqué el sector privado acepta moneda emitida por el gobierno para sus compras.

Algunos han sostenido que es necesario “respaldar” una moneda con un metal precioso, con el fin de asegurar aceptación en el pago. Históricamente, los gobiernos han mantenido reservas de oro o plata (o ambos) detrás de la moneda doméstica. Se pensaba, que si la población podía convertir su efectivo en metales preciosos a través del gobierno; entonces una moneda sería aceptada, ya que se pensaría que es “tan buena como el oro”. A veces la moneda, por sí misma, contendría metales preciosos- como en el caso de las monedas de oro. En los Estados Unidos, el Tesoro de hecho mantuvo reservas de oro en un monto equivalente al 25% del valor de la moneda emitida durante los 1960s (interesantemente, los ciudadanos americanos no tenían permitido intercambiar efectivo por oro; solamente los tenedores extranjeros de la moneda estadounidense podían hacerlo).  

Sin embargo, hace mucho tiempo los Estados Unidos y la mayoría de países, abandonaron estas prácticas. Aun así, la moneda estadounidense es altamente demandada alrededor del mundo, incluso sin contar con dicho respaldo en oro. Por tanto, la creencia de que la moneda necesita un respaldo en metales preciosos es errónea. Hoy en día, se utiliza lo que se denomina “moneda fiduciaria”- que no está respaldada en reservas de metales preciosos. Mientras que algunos países explícitamente respaldan su moneda con reservas de una divisa extranjera (por ejemplo, una autoridad monetaria que fija el tipo de cambio de la moneda doméstica al dólar, o a cualquier otra divisa); la mayoría de países emite moneda que no se “respalda” en divisas extranjeras. En cualquier caso, necesitamos explicar por qué una moneda como el dólar estadounidense puede circular sin estar “respaldada”.

Leyes de curso legal. Un argumento que se ha ofrecido para explicar la aceptabilidad de la moneda “fiduciaria” (que no tiene nada que ver con la promesa explícita de convertirla en oro o en divisas extranjeras), es la creación de leyes de curso legal. Históricamente, los gobiernos soberanos han promulgado legislaciones requiriendo que su moneda sea aceptada en pagos domésticos. En efecto, el papel moneda de los Estados Unidos establece: “esta nota es moneda de curso legal para todas las deudas, públicas y privadas”; las notas canadienses dicen: “esta nota es una moneda de curso legal”; en el papel moneda australiano se lee: “esta nota australiana es moneda de curso legal a lo largo de Australia y sus territorios”. En contraste, el papel moneda del Reino Unido dice: “Prometo pagar al portador la suma de cinco libras” (en el caso de un billete de cinco libras). El papel moneda del Euro no tiene promesas, y no hay ninguna legislación de curso legal requiriendo su uso.

Adicionalmente, a lo largo de la historia han existido muchos gobiernos que aprobaron leyes de curso legal; pero que, aun así, no pudieron crear demanda para su moneda- que no era aceptada en pagos privados, y a veces incluso rechazada en pagos al gobierno. (En algunos casos, la penalización por reusarse a aceptar la moneda del rey, incluía la quema con una moneda al rojo vivo sobre la frente del recalcitrante – indicando que, sin esa extraordinaria compulsión, la población generalmente se negaba a aceptar la moneda soberana). Por lo tanto, existen monedas que fácilmente circulan sin ninguna legislación de curso legal (como el Euro); así como, monedas que fueron rechazadas incluso con la aplicación de leyes de curso legal. Además, como sabemos, el dólar estadounidense circula en una gran cantidad de países en donde no tiene curso legal (e incluso en países donde no se motiva su uso o incluso se prohíbe). Concluimos que las leyes de curso legal, por sí solas, no pueden explicar esto.

Si el “dinero moderno” no está en su mayoría respaldado en divisas extranjeras, y si es aceptado incluso en ausencia de leyes de curso legal, ¿por qué se lo acepta? Esto parece ser todo un enigma. La respuesta típica que señalan los libros es que usted aceptará su moneda nacional porque usted sabe que otros también la aceptarán. En otras palabras, se la acepta porque es aceptada. La explicación típica, por tanto, reside en una “regresión infinita”: Juan acepta la moneda porque piensa que María va a aceptarla, y ella acepta la moneda porque ella cree que Walmart probablemente la acepte. ¡Qué delgado es el hilo del que cuelga la teoría monetaria!

Personalmente, sería embarazoso escribir aquello en mi propio libro, o intentar convencer a un estudiante escéptico que la única cosa que respalda al dinero es la teoría del dinero de la “papa caliente”: yo acepto un billete de dólar porque creo que puedo pasárselo a alguien a través de un engaño.

Ahora, es realmente cierto de una moneda falsificada: la tomaré solo bajo la expectación de que pueda pasárselo a alguien de manera oculta.

Sin embargo, ciertamente no intentaré convencer a los lectores de esta Introducción, de esa teoría tan tonta.

Como una buena novela mexicana, debemos dejarlo expectante. Sé que muchos lectores ya conocen la respuesta, y estarán levantando sus manos en el aire pidiendo a gritos que los dejen hablar.

Pero recuerde que esta es una Introducción, y no todos sus compañeros de clase conocen la respuesta (todavía). Por tanto, por favor no suelte el hilo. En los comentarios, nos enfocaremos en las teorías monetarias de “patrón oro” vs “moneda fiduciaria” o “curso legal” y “papa caliente”. Usted probablemente se emocionó cuando Ron Paul preguntó a Bernanke si el oro era moneda. ¿Es el oro moneda? ¿Puede ser moneda? Si el oro ya no respalda al dinero, ¿porqué la Reserva Federal lo mantiene? ¿Puede una moneda respaldarse solamente en la “confianza”- la expectativa de que alguien, en algún lugar, la acepte?

Diviértase reflexionando.

2 comentarios en “MMT Blog 7: ¿Qué respalda a la moneda y por qué alguien la aceptaría?”

  1. Me parece que el factor confianza es lo que respalda la aceptacion del dinero , ahora que la confianza este simentada en algo real y no en el imaginario de la gente es lo que realmente preocupa, si no veamos el caso Ecuatoriano, el caso argentino en donde la gente esta volcada a conseguir una moneda fuerte a expensas de la moneda nacional en la que no hay confianza

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s