Economía política

Reforma Tributaria: lo que el viento NO se llevó de la Ley del Saqueo o Trole 4

La movilización popular de octubre frenó momentáneamente el gasolinazo y, semanas atrás, la Asamblea Nacional tomó la adecuada decisión de archivar el anterior proyecto de ley económica remitido por el ejecutivo que se conoció comúnmente como Ley Trole 4 o Ley del Saqueo. El rol de varias organizaciones sociales y la elaboración, por parte de un conjunto de actores, de una serie de análisis técnicos y políticos que advirtieron insistentemente sobre los peligros de la Trole 4 fueron fundamentales para estas conquistas democráticas. La Trole 4 y el gasolinazo del impopular gobierno de Lenín Moreno forman parte de la serie de compromisos que ha asumido con el Fondo Monetario Internacional (FMI) en el marco del acuerdo crediticio con dicho organismo. Gasolinazo y Trole 4 eran dos disparadores de los próximos desembolsos de este crédito condicionado que totaliza USD 4.200 millones.

La semana pasada, en reunión entre la Directora Gerente del FMI Kristalina Georgieva y el Ministro de Economía Richard Martínez, el organismo multilateral aceptó que el gobierno ecuatoriano al menos logré pasar una acotada reforma tributaria para proceder a las dos siguientes revisiones de avance y a los dos siguientes desembolsos que totalizan USD 500 millones. El tratamiento de la reforma va a toda marcha porque la tercera semana de diciembre, el directorio del FMI analizará la segunda y tercera revisión de manera combinada y se pronunciará sobre el desembolso. De tal forma, el proyecto de ley que se ingresó el 21 de noviembre ya tiene informe para segundo debate para ser tratado en el pleno.

La actual reforma tributaria, que Moreno ha bautizado como Ley de simplicidad y progresividad tributaria, ya no incorpora algunos temas muy peligrosos que incorporaba la Trole 4. Por ejemplo, desaparecieron aquellos artículos que eliminaban la transparencia en el ámbito tributario. No obstante, no dejaremos de advertir desde este Observatorio que el veto presidencial podría reincorporar artículos incluso de temas ajenos a la norma original y en la misma versión de la propuesta para segundo debate ya hay componentes tipo trole. Hablando de ello, en el articulado para segundo debate figura como artículo 59 una disposición para que la Contraloría participe en los proceso de monetización de los activos del Estado (léase monetización como privatización). Así mismo, se incluye el artículo 50 que reforma el Código Orgánico de Planificación y Finanzas Públicas que permitiría que el endeudamiento público sirva para re-financiar deuda externa o interna. Deuda para pagar deuda.

El FMI dice conformarse con una reforma tributaria recortada pero sus exigencias en la misma materia, en lo referente a recorte de subsidios, reforma monetaria y de la regulación financiera permanecen como condicionantes de su crédito. Cuidado que a fin de año, mientras quemamos el viejo, el ejecutivo nos regale un veto a la Ley de simplicidad y progresividad tributarias que revive temas rechazados por la Asamblea en el archivo de la Trole.

La reforma actual recupera temas como la remisión de intereses de mora, multas y recargos para créditos educativos de educación superior que beneficiará a alrededor de 9.000 personas afectadas. Así mismo, la propuesta de norma vuelve a proponer varias reformas con objetivo recaudatorio como el cobro de IVA a plataformas digitales como Uber y Netflix y el cobro de un impuesto progresivo a las fundas plásticas que se irá incrementando hasta 2023. Este último, además tiene un componente de desincentivo a este tipo de consumos. Estos temas han sido utilizados por el ejecutivo para “vender bien su proyecto” y con ello espera recaudar unos USD 500 millones el próximo año.

Sin embargo, hay preocupantes reformas que el viento NO se llevó de la Ley del Saqueo o Trole 4. El primero de ellos es la insistencia, en el artículo 19 del proyecto de ley (en su versión del informe para segundo debate), de la eliminación del anticipo obligatorio al impuesto a la renta mediante reforma al Art. 41 de la Ley Orgánica de Régimen Tributario Interno. Este mecanismo, al que se han opuesto rotundamente los grandes rentistas del país, desalienta la evasión y ayuda al Servicio de Rentas Internas (SRI) a realizar controles posteriores. No está por demás decir que si a alguien le retienen más de la cuenta, la entidad puede solicitar la respectiva devolución. Sin embargo, eliminado el mecanismo de anticipo obligatorio, se abre un espacio para que las grandes empresas declaren menos y evadan al fisco. De la mano con esto, el ejecutivo propone -al igual que en la Trole 4- un mecanismo de contribución TEMPORAL ínfima de tres años que deberán pagar las empresas que facturen más de un millón de dólares. Esta contribución temporal queda opacada con el impacto de larga data que tendrá la eliminación del anticipo obligatorio al impuesto a la renta. Un gobierno ávido de recursos que, por sus propias acciones y omisiones, debe entregarse en condiciones desventajosas a los mercados de capitales y golpear la puerta del FMI parece importarle poco la recaudación redistributiva de impuestos. ¡Vaya contradicción! que, de todas formas ya no nos sorprende.

El segundo tema de mucha preocupación nos hace volver la mirada a los recursos que se esconden en paraísos fiscales. En el artículo 40 (del informe para segundo debate) de la reforma elimina el impedimento expreso para que las sociedades domiciliadas en paraísos fiscales puedan beneficiarse de exoneraciones en el pago del Impuesto a la Salida de Divisas (ISD) por concepto de cobro de dividendos generados en el Ecuador. Esto lo establece la vigente Ley reformatoria para la equidad tributaria. Así mismo, la normativa vigente prohíbe esta exoneración en el caso de amortización de capital e intereses cuando el financiamiento en cuestión proviene de paraísos fiscales. La reforma planteada por el gobierno elimina dicha prohibición. Así mismo, la propuesta reduce la obligatoriedad de permanencia de los capitales invertidos en el país. De aprobarse la propuesta del gobierno de Moreno, esta obligatoriedad pasará de un año a 180 días. Esto abre la puerta a la peligrosa entrada y rauda salida de capitales golondrina que no les interesa la inversión productiva, privilegian la especulación y pueden tener gravísimas consecuencias para un país dolarizado que depende fuertemente del ingreso y permanencia de divisas.

El gobierno se mueve a toda marcha para cumplirle al FMI y acceder a sus próximos desembolsos: presiona a los asambleístas, se acerca a las bancadas cuyos líderes tienen intereses en algunos temas clave (como la facilitación de la movilidad de capitales hacia paraísos fiscales) y usa hábilmente la remisión de deudas y otros temas para vender bien su versión recortada de la Trole. Advertimos, en todo caso, que hay preocupantes aspectos que persisten en la reforma tributaria después del archivo de la Trole 4: lo que el viento (o la movilización de octubre y noviembre) no se llevó.

4 comentarios en “Reforma Tributaria: lo que el viento NO se llevó de la Ley del Saqueo o Trole 4”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s