Banca y crédito, Finanzas populares, Medios de pago y tecnología

Los primeros dos meses de BiMo y BiCoo

Más de 21 meses después de materializada la muerte del Dinero Electrónico (Efectivo.ec), administrado por el Banco Central del Ecuador, la Asociación de Bancos Privados (Asobanca) puso a disposición del público su alternativa BiMo, con varias características que determinarían su ineficacia como herramienta de inclusión financiera y su ineficiencia en términos de costos para los usuarios. Simultáneamente, la Red Transaccional Cooperativa (Coonecta) puso a disposición del público un producto similar, BiCoo.

Al día de hoy, BiMo cuenta con más de 10 mil descargas (pero menos de 50 mil), y una puntuación de 2,6/5 estrellas en sus reseñas. En el caso de BiCoo, las descargas son más de mil (aunque menos de 10 mil) y sólo cuenta con dos reseñas (una de tres estrellas y otra de cinco). [al 5 de diciembre de 2019]

Extractos y ensamble desde la página de BiMo en Google Play Store, al 5 de diciembre de 2019

De acuerdo con información levantada por Román Martínez para una tesis de grado, el Dinero Electrónico del Banco Central del Ecuador ya contaba con cerca de 55 mil cuentas cuando entró a operar con el público (enero 2015), y para diciembre de ese año, ya contaba con más de 283 mil cuentas que manejaban alrededor de USD 780 mil, distintos a los depósitos de la banca tradicional; esto fue antes de la implementación de la devolución del IVA a través de Efectivo.

Recordemos que el Dinero Electrónico, justo antes de su desparición, llegó a tener más de 400 mil cuentas activas que manejaban alrededor de USD 11 millones, a pesar del asedio comunicacional del que fue objetivo. Estos números deberían convertirse en referencia para BiMo y BiCoo, que fueron propuestos como alternativas privadas al dinero electrónico, aunque curiosamente parece que requerían la desaparición de este último para ser viables.

Alternativas que no vieron la luz

Aquí también conviene recordar algunas alternativas ante la desaparición del Dinero Electrónico:

  • La integración de las cooperativas a la plataforma del Banco Central, que lastimosamente no se concretó debido a que la plataforma del BCE “era poco amigable”, de acuerdo con Édgar Peñaherrera, gerente de la Red de Integración Ecuatoriana de Cooperativas de Ahorro y Crédito (Icored) en aquel entonces (marzo 2018).
  • La banca pública (por ejemplo, BanEcuador) pudo haber adoptado la plataforma del Banco Central y seguir brindando el servicio en condiciones similares, para mantener la alternativa frente a los desarrollos privados.

Realmente ninguna de estas dos alternativas debe descartarse: el Banco Central del Ecuador sigue teniendo la plataforma, y aún puede darse viabilidad a una colaboración, ya sea con cooperativas de ahorro y crédito como con la banca pública.

2 comentarios en “Los primeros dos meses de BiMo y BiCoo”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s